No puedo decirte adiós

Lo llegué a querer como no había querido a nadie, su fuerte perfume me hacía transportarme a mundos lejanos y exóticos, sus dulces besos me hacían meterme en su cuerpo y soñar con sueños prohibidos.

Su blanca piel como la leche, sus ojos azules como el cielo y sus labios carnosos me llenaban de felicidad, me hacían sentir cada momento que pasaba a su lado, estando junto a él sentía que nada más importaba en el mundo, que no había nadie más en el mundo, que sólo estábamos los dos, él y yo.

Llegó el día, el día en que me citó en el bar donde nos conocimos, en el bar donde me enamoré cuando le vi entrar por la puerta, en el que vi al chico más bello que había conocido.

Nos sentamos en la mesa y me incliné para darle un beso, en ese instante supe lo que iba a pasar, aunque me lo dio, se retiró un poco hacia atrás como negándomelo y al despegar mis labios de los suyos noté su mirada baja, apenada, avergonzada. Le costó arrancar, se veía que pasaba algo importante  y que no sabía como expresarlo.

-Alicia, estos meses contigo han sido maravillosos, nunca me había pasado algo así con una chica, he pasado momentos súper felices y desearía que a pesar de lo que te voy a decir, nada cambiara entre nosotros dos.

-Dime, ¿qué pasa?

-Este sábado en el cumpleaños de mi amigo Jaime, nos emborrachamos mucho, íbamos locos perdidos, haciendo burradas y…

El mundo se me cayó a los pies.

-No hace falta que sigas ¿con quién fue?

La cara de Raúl se llenó de lágrimas, su rostro era un poema.

-Con tu amiga Elisa pero…

Mi estado de ánimo pasó de la tristeza a la indignación.

-¡Con Elisa! ¡Pero si es tonta, asquerosa, no tiene cerebro! ¿Quieres que le ponga más adjetivos?

-Entiéndelo, estaba borracho, no sabía lo que hacía.

-¡Que lo entienda! Te enrollas con una amiga mía y quieres que lo entienda. Esto ha terminado.

Me levanté de la silla y lo dejé a él solo con unos ojos mirando a ninguna parte, sin saber que decir, sin saber como actuar, salí del bar y me fui hacia adonde me llevaran mis piernas a pensar, a reflexionar.

Han pasado varias semanas desde que pasó todo aquello, por más que lo intento no lo puedo olvidar, por más que lo intento no se me va la necesidad de acariciarlo, de recorrer su cuerpo con mis labios, han pasado demasiadas cosas entre nosotros para que todo se cierre con un plumazo, mi cabeza quisiera poder olvidarte pero mi corazón me sigue diciendo que no puedo, por más que lo intento no puedo hacerlo, por más que lo intente no puedo decirte adiós.

2 comentarios en “No puedo decirte adiós

  1. Hola, gracias por tu comentario. He estado mirando tus blogs y seguro que lo haré más veces, sobretodo el de escritos y poesías, en el que hay escritos breves, concisos, con fuerza. Para seguir mi blog sólo tienes que darle al botón “RDB EN TU E-MAIL” si quieres recibir entrads por e-mail o al signo RSS que hay en la columna de la derecha.

    ¡¡Saludos!!

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s