Voces

Hoy me vino un recuerdo de tu voz.

Era cálida y paciente, me susurraba cosas que quizá nunca podré llegar a entender, por mucho que me esfuerce. A pesar de ello, sé que crecía en mí el deseo de rodearte con mis brazos y sentirte contra mi pecho. No sé por qué pero… sí sé que lo necesitaba.

Hoy me vino un recuerdo de tu voz y parecía que hacía siglos que no la escuchaba, casi había olvidado su tono, y algunas palabras que siempre me decías…

Aquellos “para siempre”… la imagen en mi mente, y en tus labios, de que, aunque te acababa de conocer y eras todo un mundo de complejidad, tendría toda una vida para entenderte.

Incluso aquellas palabras sin abrir siquiera tus labios. Solo hacía falta mirarnos y sonreír para que todo tuviera sentido. Quizá ya lo ha perdido, o quizá nunca lo hubo, de eso no estoy muy seguro.

Es curioso lo que una voz puede evocar… Un recuerdo que no encontrabas, algo que te puede llegar a lo más hondo o incluso aquello que nunca existió.

Puede volver un “para siempre” que será solo una ilusión…

Y tú pensarás que es real…

Y se meterá en tu cabeza como mil agujas afiladas…

Hoy me vino un recuerdo de tu voz. Era cálida y paciente, me susurraba cosas que quizá nunca podré llegar a entender

Mejor. Seguiré pensando que esas palabras fueron “te quiero”.

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s