Ser feliz

Hoy he decidido que voy a ser feliz.

Sí, llamadme raro. Es una locura, lo sé.

Sé que ahora mismo os estaréis arrancando los pelos de la cabeza, que estaréis gritando en todas direcciones un por qué, que no entendéis por qué voy a intentar semejante memez.

Memez: dicho o hecho propio de un memo.

Soy un memo. Gritadme, tiradme a los leones, quemadme en la hoguera, pero ya está decidido, no me vais a convencer.

Estoy decidido a ser feliz.

Quiero levantarme por las mañanas, mirar el sol incipiente y saltar de la cama como el que va a comerse el mundo, gritar que tengo todo el día por delante y que va a ser el mejor de todos.

Quiero despertarme junto a ti, observarte dormida y darte un beso. Despertarte con él, darte mil más y follarte, tenderme contigo 5 minutos más, tengo tiempo.

Quiero dejar de sentir esa punzada en el estómago que habla de lo malo, del cansancio, de la mala suerte que tengo y he tenido, de que el universo está contra mí, de que el karma se está pasando conmigo y de que Dios me está lanzando mil maldiciones.

Quiero salir a la calle y cerrar los ojos, respirar, gritar ¡joder! y andar hasta donde yo desee, o correr, o volar, o cantar, hacer lo que me plazca simplemente porque eso me hace feliz.

Quiero respirar el aire del café de la mañana, del agua salada y de la hierba mojada, sentir el frío sin congelarme y el calor sin agobiarme, notar el balanceo de lluvia sin llegar a mojarme.

Quiero, quiero, quiero…

Y escucho voces, en mi cabeza, gritan, callan, ladran, aúllan como lobos hambrientos… Hablan del dinero, de hacerse adulto, de madurar, de hacer lo que debes hacer.

Deber: Obligación ética o legal.

Nacemos, crecemos y, sin que nos demos cuenta, nos cargan con una losa en la espalda, inevitable, parece ser. Nos cargan con el deber, con la obligación a.

Debes ganar un buen sueldo para vivir bien.

Debes ser responsable con las decisiones que tomas.

Debes procurarte un futuro estable.

Maldita sea…

¿Y el deber a ser feliz?

Hoy he decidido que la única losa que voy a cargar en la espalda es la de ser feliz.

Que me dejaré la piel para que la felicidad me dé de comer.

Y que esa será la única preocupación que siembre en mi cabeza.

Soy un memo, ¿verdad?

Ser feliz… Qué idea tan estúpida…

Pero joder, vivan las estupideces.

3 comentarios en “Ser feliz

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s