Hilos

Caminamos por un fino hilo sobre un precipicio.

Tememos caer, tememos morir.

Nos miramos desde la distancia, pidiendo ayuda,

enfermos de nosotros mismos, callados por monstruos.

Miramos el polvo acumulado en el hilo,

ese que nos advierte de que el tiempo va deprisa, que nos pisa y nos acecha,

nos mata aun estando vivos.

Tendemos nuestras manos por si acaso no hay vacíos,

por si acaso no existen.

Pero estamos rodeados de él, ya ni siquiera queda aire, es hasta visible,

el fuego que nos devuelve el pasado.

Y hace viento,

y nos balancea,

y en un instante, el miedo acumulado de más de mil años de espera.

Y se rompe el hilo,

y caemos,

y cerramos los ojos para soportar la inmensa agonía,

esa de querernos,

esa de no poder salvarnos.

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s