Con las ganas – Zahara (Mi canción de la semana XII)

¡Hola a todos! Espero que el otoño haya empezado genial para vosotros. Yo al fin he vuelto a tierras valencianas después de mi periplo en Almería, con mi máster en sexología bajo el brazo. Mientras escribo esto llueve, y me encanta, porque la lluvia y sus olores le vienen a la perfección a la canción que os traigo hoy, parece que el día quiera hablar de melancolías y de abrazos que dan calor, de ausencias, una mezcla perfecta, a veces necesaria.

Parece que el frío, la lluvia, esa taza de café humeante que hay sobre la mesa sean el complemento perfecto para este tipo de canciones, que atrapan, que desgarran, que llegan al fondo y nos hacen caer, que tocan. Hoy os traigo la canción perfecta para huir de todo, de todos, hoy os traigo Con las ganas, de Zahara.

Hace ya algunos años que conozco esta canción, y desde que comencé con esta sección supe que tarde o temprano formaría parte de ella, pero no ha sido hasta hoy cuando, haciendo “zapping” por la música que tengo en el móvil, he dado con ella y he sabido que tenía que escribir sobre ella.

Por más que pasa el tiempo, esta canción no me agota y sabe aportarme lo que necesito en el momento exacto, y es que soy de los que pasa los momentos tristes escuchando canciones tristes, y el que no lo haya hecho que tire la primera piedra. Descubrí la canción después de haber estado un tiempo escuchando la versión que tienen Zahara y Santi Balmes, de Love of Lesbian, de la canción Lucha de gigantes, de Antonio Vega. Me apetecía escuchar más de esa chica que cantaba con Santi, y merodeando por los relacionados de Youtube (bendito apartado), hice clic en esta canción. Y caí en el abismo.

Con las ganas habla de amor y de sexo, de pasión, de dos personas que juegan a quererse, de los primeros instantes, del aleteo de mariposas que sentimos, del distanciamiento, de ese ver que todo acaba y no querer hacerlo, de no poder hacerlo, del darse cuenta de lo que se ha perdido, de lo que perdemos. Nunca se han dicho tantas cosas en una sola canción, nunca de esta forma.

Esos primeros acordes de guitarra ya te envuelven en melancolía y desamor, luego ese “recuerdo que al llegar ni me miraste” que ya no olvidas. Cierras los ojos y sientes el desgarro de Zahara, sientes que ella también canta con los ojos cerrados. Poco a poco cuenta esa historia de querer, de juego y pasión, de cómo esa persona que no era nada acaba siendo todo, con calma, susurrando, llegando al alma. El instrumento de cuerda entra en escena y tú respiras, suspiras más bien, te retuerces en el desasosiego y la acompañas moviendo los labios, sin voz, con todo. La canción avanza, el dolor también, casi oyes estallar las grietas de la montaña que esa pareja construyó junta, se desmorona, un castillo de naipes que pierde fuerza sin que ni uno ni otro sepan cómo ha sucedido. Y duele, y mata, darte cuenta de que no eres capaz de olvidar, de echar de menos. Y es que nunca nos han enseñado a echar de menos. Por eso la canción no puede acabar de otra forma que con esa frase, que desgarra, que te deja tocado, ese

Me moriré de ganas de decirte que te voy a echar de menos.

La canción acaba y sigues con los ojos cerrados. Eres incapaz de abrirlos, no quieres, no puedes. Envuelto en tristeza y melancolía, has bajado al más hondo de los infiernos y realmente cuesta volver al mundo real.

Joder… Es imposible escuchar esta canción y no estremecerse, no pensar en alguna historia personal, echar la vista atrás y hacer la canción tuya. O simplemente quedarse prendado del desgarro de Zahara. Es imposible no enamorarse de la canción y de la magia que desprende, no quedarse con esas frases sueltas y susurrarlas para ti mismo.

Tuve la suerte de poder ver a Zahara en directo en un concierto en Almería en el año 2012. Recuerdo que me fui algo enfadado porque no cantó esta canción y yo, básicamente, la necesitaba, escuchar su voz en directo, cerrar los ojos y dejarme llevar. Tiempo después leí que durante un tiempo no cantó esta canción porque estaba basada en una experiencia personal y le dolía hacerlo, así que respeto al 100% sus motivos, aunque yo me quedase con las ganas (guiño) (guiño). He de decir que me encantó aquel directo. Estuvo súper cercana con el público, hablando entre canción y canción, sintiendo lo que cantaba. Lo recomendaría una y otra vez.

Con las ganas no es, por supuesto, la única canción de esta cantante que merece la pena. Aún tengo que descubrir su nuevo disco, que acaba de salir y con el que va a empezar gira en próximas fechas, pero os puedo recomendar, sin lugar a dudas, canciones como Diciembre,  Olor a mandarinas, La canción más fea del mundo o Domingo astromántico, otra colaboración que tiene con el cantante Santi Balmes, sus voces unidas forman un espléndido tándem.

En fin, espero que tengáis una estupenda semana y que el frío no arrecie, después de un verano que ha durado seis meses, por lo menos, vienen bien estos días de manta y abrigo. Yo seguiré escribiendo y haciendo mil cosas a la vez, que no decaiga, espero meses de duro trabajo por delante, y bienvenidos sean, pues seguro serán sinónimo de felicidad tarde o temprano. Os iré poniendo al día.

Saludos!🙂


María Zahara Gordillo Campos (Úbeda, Jaén, 10 de septiembre de 1983), más conocida como Zahara, es una cantautora española. Estudió educación primaria en el Colegio Público Sebastián de Córdoba y el grado elemental de música en el Conservatorio de Música de Úbeda. Cursó cuarto de ESO en el Instituto Francisco de los Cobos (Úbeda). Ya en la universidad se graduó en Magisterio Musical entre Almería y Granada. Es hija del primo del cantautor Joaquín Sabina.

El 26 de mayo de 2009 salió a la venta su primer álbum profesional, titulado “La fabulosa historia de…”, compuesto por 11 canciones y producido por Carlos Jean y Ricky Falkner para la discográfica Universal Music Spain. En la primera semana de lanzamiento se colocó en el puesto 23 de la lista de ventas de España. Su sencillo “Merezco” fue elegido como la canción oficial de la Vuelta ciclista a España 2009

El 22 de Noviembre, después de algún retraso logístico sale a la venta el álbum más personal, sincero y crudo de la Ubetense, de nombre “La Pareja Tóxica”. En él desgrana los dimes y diretes que tiene cualquier relación, ya sea amorosa, de pareja, de amistad, de trabajo, o simplemente la relación con uno mismo. Un álbum mucho más crudo y sin adornos que el anterior, grabado en directo con los músicos tocando a la vez y Ricky Falkner de director de orquesta. El resultado es un gran trabajo que aún sorprende aún más en directo causa de la fuerza y energía que Zahara y su banda le dan a las canciones.

A principios de este 2015, Zahara daba la noticia de, tras casi cuatro años de la salida del disco de “La Pareja Tóxica” de decenas de conciertos no sólo en España, también en otros países, se ponía en marcha la creación de su nuevo disco: SANTA. Y además, bajo su propio sello discográfico: G.O.Z.Z. Records.

Vía Wikiepdia



Letra

Recuerdo que al llegar ni me miraste / fui solo una más de cientos / y, sin embargo, fueron tuyos / los primeros voleteos / Cómo no pude darme cuenta / que hay ascensores prohibidos / que hay pecados compartidos / y que tú estabas tan cerca.

Me disfrazo de ti / Te disfrazas de mí / Y jugamos a ser humanos / en esta habitación gris / Muerdo el agua por ti / Te deslizas por mí / Y jugamos a ser dos gatos / que no se quieren dormir.

Mis anclajes no pararon tus instintos / ni los tuyos, mis quejidos / Y dejo correr mis tuercas / y que hormigas me retuerzan / Quiero que no dejes de estrujarme / sin que yo te diga nada / Que tus yemas sean lagañas / enganchadas a mis vértices.

Me disfrazo de ti / Te disfrazas de mí / Y jugamos a ser humanos / en esta habitación gris / Muerdo el agua por ti / Te deslizas por mí / Y jugamos a ser dos gatos / que no se quieren dormir.

No sé que acabó sucediendo / sólo sentí dentro dardos / Nuestra incómoda postura / se dilató en el espacio / Se me hunde el dolor en el costado / se me nublan los recodos / tengo sed y estoy tragando / no quiero no estar a tu lado.

Me disfrazo de ti / Te disfrazas de mí / Y jugamos a ser humanos / en esta habitación gris / Muerdo el agua por ti / Te deslizas por mí / Y jugamos a ser dos gatos / que no se quieren dormir.

Me moriré de ganas de decirte / que te voy a echar de menos…  / Y las palabras se me apartan / me vacían las entrañas / Finjo que no sé, y que no has sabido / Finjo que no me gusta estar contigo… / Y al perderme entre mis dedos
te recuerdo sin esfuerzo

Me moriré de ganas de decirte / que te voy a echar de menos.

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s