Un sueño de ti

Somos esclavos de amores imposibles y cuentos de hadas, de relatos narrados al atardecer bajo un árbol que nos da vida, de silencios que hablan de ti y de mí. Somos infinitos en un cielo estrellado sobre el que caen bolas de fuego, lanzadas por algún Dios envidioso.

Cada palabra que decimos nos pierde y cada estrella que contamos es un beso. Hay miles, tantas que me es imposible la vida sin ti. Lo pienso y me río, porque pasaría mil infiernos hasta encontrarte y te abrazaría por la espalda, rodeándote con mis brazos y respirando tu perfume, tu cuello, las imperfecciones de tu piel, las toco, las beso, cierro los ojos, me abandono al amor i al sexo, a buscar tu alma, allí donde perdemos el sentido.

Somos unos inconscientes que perdieron el norte hace mucho tiempo. ¿Qué decirte si ya no me quedan palabras? ¿Qué contarte si tú formas parte de todas mis historias? ¿Recuerdas aquella vez que montamos en una nube y escapamos de tu casa? Volábamos tan alto que casi chocábamos contra los rascacielos de la ciudad. La gente nos miraba desde sus casas, nos señalaba emocionada por lo que veían. Tú y yo nos besábamos y la nube sonreía con un pequeño sonrojo en sus mejillas.

Cierro los ojos de nuevo…

Despierto, abro los ojos con un sobresalto, como si hubiera dormido cien años.

Quizá es cierto, quizá lleve durmiendo cien o mil años.

Y quizá tú no te acuerdes de nada.

Porque sólo formas parte de mis sueños, quizá no sepas de mi existencia, quizá no sabes quién soy.

Son así los misterios del amor, de la muerte. Las dos cosas se parecen, con las dos estás perdido, con las dos encuentras abismos negros, insondables, desconocidos, el abismo de tus ojos, el abismo del no retorno.

Sólo me queda volver a la vida real y preguntarme quién eres, por qué has provocado ese efecto en mí, por qué apareces todas las noches en mis sueños y me haces creer que eres real, que te encuentras a mi lado, que eres de carne y hueso, no sólo una fantasía, no sólo un espejismo, una princesa de cuento.

O tal vez sólo me queda la muerte y una vida sin ti, quemarme en aquellos mil infiernos que me esperan hasta encontrarte.

2 comentarios en “Un sueño de ti

    1. Seguro que sí, aunque tarde 50 años! Estoy convencido de que todos tenemos en alguna parte a esa persona especial, aunque no nos demos cuenta!

      Saludos!!🙂

No te olvides de dejar tu comentario ;)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s